¿Pero señoría, eso es delito?

Publicado en El Día de León 11-9-16

“Soria da un mazazo a Rajoy y el acalde de Puebla de Lillo se ve enredado en los pagos de la Púnica”
El exministro Soria le acaba de retirar a su amigo Rajoy la mínima posibilidad, si es que tenía alguna, de reengancharse en la Presidencia. Es evidente que el PSOE ahora menos que antes, con haber sido ya imposible, puede facilitar la investidura del político gallego. Ya ni siquiera valen los actos de contrición, como enseña la catequesis, porque Rajoy ha demostrado que tampoco ha tenido nunca el más mínimo propósito de enmienda. Incluso Rivera se estará preguntando por qué se metió en el proceloso camino de un pacto que exigía regeneración y, que a la mínima de cambio, se convirtió en cambalache. Va a ser el gran damnificado si finalmente, como parece inevitable, hay nuevas elecciones generales. Y es que tampoco parece probable que el PSOE pueda articular una alternativa. Podemos, que es una jaula de grillos mal avenidos en este momento, le comunica a Pedro Sánchez que el asunto del referéndum catalán es innegociable. Y Sánchez tan contento, porque el feudo de Cataluña permanecerá inamovible pero en el resto de España aquellos votos del descontento irreflexivo, los asamblearios y trasversales de Podemos, volverán en gran medida a las siglas de siempre.
En el caso Soria, además de robarle la cartera a Rajoy, la que pone Presidencia no la de bolsillo, ha puesto en evidencia lo difícil que resulta para un político conocer lo que piensa la calle. Y mira que se gastan dinero en hacer permanentemente encuestas… Al más tonto se le ocurre pensar que el pueblo llano, que no simple, si algo no soporta es que le poden la pensión o el sueldo menguante precisamente aquellos que para no pagar impuestos se lo llevan crudo a paraísos fiscales. Recuerda a aquel concejal responsable del servicio de limpieza que se unió a los trabajadores en una manifestación, pancarta en mano, para exigir al alcalde que pusiera fin a una huelga que estaba convirtiendo la ciudad en una pocilga. Hay que tener mucha cara. Y hay que ser un inconsciente. Vivir alejado de la realidad. En la burbuja en la que parece que se movían Rajoy, Guindos y Soria. Sigue leyendo

Dimisión imprevista

Publicado en El Día de León 4-9-16

“La dimisión de Ordóñez, la excepción en una sociedad inoculada por lo peor de la política”
De no ser por la universalidad instantánea actualmente de los medios de comunicación, seguramente muchas personas se restregarían los ojos de incredulidad al ver que la mayoría de las cosas continúan igual que cuando se fueron de vacaciones. Sorprende no tanto el inmovilismo como la reiteración de los mensajes. Tanta contumacia indica dos cosas, que hablan pero no se escuchan y que ahora sí que estamos rodeados de tahúres del Mississippi y no cuando utilizó la palabra Alfonso Guerra para zaherir a Adolfo Suárez. Tahúres porque no parecen importar los medios si finalmente se gana la partida. Fulleros porque el juego de la política parece consustancial exclusivamente al ejercicio del poder y no a la capacidad de obrar para mejorar la vida de otros, de quienes ingenuamente, o simplemente obligados porque lo contrario aún es peor, participamos en el simulacro del voto. Después de ocho meses sin Gobierno, y lo que te rondaré, los políticos que se ofrecieron para solucionar problemas y no para crearlos, no han entendido que los españoles les dimos a cada uno una cuota de poder, no el poder absoluto en ningún caso, y que respetuosos con la decisión individual de todos, a ellos les corresponde ahora traducir e interpretar, en la solución de los problemas, la regla proporcional que significa la parcialidad de la confianza a unos y a otros otorgada. Sigue leyendo

¡Basta ya!

Publicado en El Día de León 10-7-16

“Para que la mentira sea inoculada por el tejido social es importante que los mensajes vayan dirigidos a la neurona de la complacencia, esa que sortea la frustración y alimenta la confianza”.

En política es sabido que una mentira repetida incansablemente no se convierte en realidad, pero casi seguro que la insistencia en el mensaje hará que una parte inmensa de personas se la acaben creyendo. Para que la mentira sea inoculada por el tejido social es importante que los mensajes sean simplones, carentes de argumentación y fundamentalmente que vayan dirigidos a la neurona de la complacencia, esa que sortea la frustración y alimenta la confianza.
En los dos últimos años hemos oído a Rajoy repetir que estamos saliendo de la crisis, que comienza a crearse empleo y que ya próximo está el tiempo de la recuperación. Incluso las cifras de empleo del mes de junio han sido presentadas como el mejor aval de tal aserto, como la prueba irrefutable de que el Gobierno no ha mentido. El problema es que las cifras también son igual de contumaces que los mensajes propagandísticos: La Unión Europea abre un expediente sancionador a España por no haber cumplido el objetivo de déficit y, sobre todo, porque sin mayores ajustes económico también los pronósticos se presentan sombríos y los objetivos inalcanzables. Comisiones Obreras advierte que el déficit de la Seguridad Social de 2016 superará al del año, o en el mejor de los casos habrá empate en números rojos: 16.000 millones por cada uno de los dos ejercicios. Advierten también que pese a las tan cacareadas cifras de empleo del último mes, en junio de 2015 fueron más positivas. En León las cosas están aún peor que en la media nacional. El envejecimiento de la población y los salarios bajos provocan que la recaudación por IRPF y Seguridad Social agrande cada vez más la brecha entre lo recaudado y el gasto. Si no existiera la caja única de la Seguridad Social, el sistema de pensiones estaría en quiebra, total e irrecuperable.
Un ignorante matemático y en materia fiscal mantendría por simple sentido común el siguiente planteamiento: El déficit es la diferencia negativa entre lo que se gasta y los ingresos. Esta situación se puede corregir de dos formas: gastando menos, hasta nivelar esta partida con la de ingresos, o recaudando más. Y una posición intermedia, aumentar la recaudación estimulando el empleo justamente pagado al tiempo que se eliminan gastos superfluos de las administraciones públicas. Y no se entra aquí en otra hipótesis, porque acaso resulta una quimera, cual es corregir la corrupción. De esa forma se evitaría que el gasto de la Administración pública aumente artificialmente entre el 3% y el 10%, que es el porcentaje que los expertos calculan que se va en mordidas, en pagar sobrecostes de los contratos públicos amañados para regocijo de los paraísos fiscales. Sigue leyendo

La rendición

Publicado en El Día de León 26-6-16

Trapiello: “León va camino de convertirse en una ciudad de camareros”

Pedro Trapiello pregonó la fiesta desde el balcón del Ayuntamiento y allí donde proclamaba el descanso como derecho, hizo notar también que demasiados jóvenes leoneses no tienen la oportunidad de estar cansados, carecen de trabajo. En una entrevista que publica este periódico añade que aquellos que no han salido de León, se han rendido. León es una provincia rendida. Ha bajado los brazos mientras a los leoneses, impasibles, les cierran las minas, agreden su ganadería y desmantelan la industria. ¿Derrotismo? ¿Ganas de ver la botella medio vacía y no medio llena? ¿Aviesas intenciones de trasfondo electoral? Hay evidencias. Resulta llamativo que el diez por ciento de los leoneses con derecho a voto se encuentren ya en el extranjero. Y todo el mundo sabe que quienes se han marchado son los más cualificados o, al menos, los más inquietos entre quienes engordaban las cifras del paro, los más emprendedores. La cifra merece una reflexión y harían bien los candidatos que aspiran a representar a esta provincia en el Parlamento Nacional de tomar buena nota. Un total de 440 mil leoneses están llamados a las urnas el próximo domingo. Casi 45.000 viven en el extranjero, razón por la cual en esta ocasión el voto por correo se ha duplicado. Sigue leyendo

Cortes en León

Publicado en El Norte de Castilla 9-5-16

“El Parlamento español deberá rendir tributo a la “Cuna del Parlamentarismo” y no menos cabe esperar del Parlamento Europeo”
La celebración del Pleno de las Cortes de Castilla y León en la Colegiata de San Isidoro el pasado miércoles, en homenaje al cónclave convocado por el rey Alfonso IX en el año 1188 en el mismo lugar, suscitó la previsible controversia política, de tintes aldeanos bienintencionados en unos casos y en otros con claras intenciones de rédito electoral, partidista. Este singular e histórico hecho fue reconocido por la UNESCO hace tres años como embrión del parlamentarismo europeo, rechazando así similares pretensiones de Inglaterra, y en León se acuñó el eslogan “Cuna del Parlamentarismo” con acertada intención propagandística. El cumplido tributado por las Cortes de Castilla y León ha de interpretarse, por lo tanto, como una actitud de pleitesía a un hecho singular histórico y, en consecuencia, un acto propagandístico de un hecho singular que engrandece a León y que refuerza su valor desde el punto de vista turístico; la única empresa, que no se olvide, no sujeta a los riesgos de “deslocalización”. Y León no está para gastar mucho en salvas. Esta interpretación, que no puede ocultar las legítimas aspiraciones de León a ganar protagonismo dentro de la comunidad autónoma, pone de relieve la generosidad y determinación de Silvia Clemente, presidenta de las Cortes autonómicas, al asumir el riesgo de la crítica, siempre más fácil y visible que el agradecimiento.
Ojalá otros parlamentos sigan el mismo ejemplo. Por más insignificantes motivos se montan orgías de aplausos. Desde luego el Parlamento español debería rendir el obligado tributo a la “Cuna del Parlamentarismo” y no menos cabe esperar del Parlamento Europeo. El momento es propicio. Actualmente la representación política está siendo cuestionada seriamente. Las crisis económicas si se suman a episodios de corrupción, y España no tiene la exclusiva actualmente aunque lidere su ranking, son caldo de cultivo para las actitudes dictatoriales y peligrosos procesos de involución. Los europarlamentarios españoles deberían de tomar nota. Sigue leyendo

El voto no será mimético

Publicado en El Norte de Castilla 2-5-16

“De lo contrario, los españoles tendríamos que hacérnoslo mirar”

Si el día 26 de Junio cada leonés que votó el 20-D lo hiciera al mismo partido político que entonces, el damnificado sería Ciudadanos. León ha perdido población y ha perdido, en consecuencia, un diputado, el quinto. En los últimos comicios el PP logró dos diputados en León. PSOE, Podemos y Ciudadanos se repartieron los otros tres. El partido de Albert Rivera logró casi 38.000 votos. La diferencia de trece mil votos menos que le separaron de la formación morada es la que habrá de neutralizar ahora si quiere ocupar escaño. El PP no perdería el segundo diputado porque la primera división al aplicar la Ley D´Hont le da un resultado superior a 51.000.
Claro que todo esto no deja de ser mero juego especulativo, ciencia ficción. Partir de la base de que el resultado del 26-J vaya a ser un calco del 20-D, es reconocer que estos cuatro meses de fracaso y de incapacidad de los políticos elegidos no tendrá coste, no pasará factura de castigo. No parece probable que ante el lamentable espectáculo vivido (sufrido) no se haya producido la más leve variación en la decisión de los ciudadanos. Las encuestas realizadas hasta ahora tampoco permiten aventurar pronósticos. Es necesario un cierto tiempo para el sosiego. Los cuatro meses precedentes se han consumido en la inoperancia.
El proceso mental pasa ahora por administrar cada ciudadano su propia frustración. En muchos casos el proceso desembocará en el encuentro de culpables, más de uno y no todos en el mismo grado. Para muchos el juicio será eminentemente emocional. Con este segmento de electores de nada valdrán los esfuerzos de la campaña. Realmente dinero malgastado. Tampoco servirán de mucho entre aquellos que busquen razones, argumentos. Que nadie espere una campaña electoral de propuestas. Siguen siendo las mismas de hace medio año. Y el mantra de cada cual (y tú más) no servirá para despejar dudas. Sigue leyendo

Hermanamiento y desencuentros

Publicado en El Norte de Castilla 25-4-16

“Silván y Oscar tienden puentes entre León y Valladolid que la Junta rompe”

El alcalde de León y procurador en las Cortes, Antonio Silván, tiene una visión global de ámbito autonómico de la política, más allá del encasillamiento localista del que pecaron algunos de sus predecesores en el cargo municipal. Es una actitud natural porque al fin y al cabo todos somos producto de nuestra propia historia. Silván tiene Castilla y León en la cabeza y en el corazón, no en vano durante años fue consejero de Fomento, cargo que en la legislatura anterior compatibilizó durante un tiempo con las responsabilidades en materia de medio ambiente. Esta querencia autonómica nacida de un exhaustivo conocimiento del territorio y de las gentes de las nueve provincias, además de lógica ha de interpretarse como leal a los objetivos políticos que juró defender. Si se añade el explícito talante de concordia que practica, es fácil entender su actual empeño al construir puentes en las relaciones entre Valladolid y León. Cuenta además con la complicidad del actual alcalde de Valladolid, Oscar Puente, que igualmente está enmendando la plana a su antecesor en el cargo, el dinamitero León de la Riva. A tal grado de complicidad han llegado Antonio Silván y Oscar Puente que incluso hablan ya del hermanamiento de las dos ciudades, León y Valladolid, lo que significaría que los políticos, como diría Suárez en la transición, harían de la normalidad de la calle norma de conducta política. Sigue leyendo

Con la música a otra parte

Artículo publicado el día 18-4-16 en El Norte de Castilla. Ese mismo lunes la Junta y el Ayuntamiento anunciaron la renuncia al proyecto.

“El traslado del Conservatorio puede suponer un alto coste político para Fernando Rey y Silván”

La Junta y el Ayuntamiento de León anunciaron por sorpresa la decisión de trasladar el Conservatorio de Música, un local envejecido e insuficiente situado en el centro de la ciudad, a los bajos del campo de fútbol. El Estadio fue construido siendo alcalde Mario Amilivia con el propósito de albergar grandes acontecimientos deportivos. Un objetivo persistentemente frustrado porque el equipo local, la Cultural y Deportiva Leonesa, viaja en el vagón de cola de las ligas futbolísticas año tras año sin que las buenas intenciones de directivos y jugadores vayan parejas con las necesarias victorias sobre el terreno de juego.
El objetivo de dar un poco más de utilidad a tanto hormigón armado puede parecer un asunto menor -siempre es controvertida la elección de un lugar, sea para el fin que nos ocupa, para un centro calefactor o para una fuente conmemorativa- pero en este caso algo parece distinto y uno sospecha que puede convertirse al final en uno de esos temas aparentemente sin importancia, que generan una orquestada oposición, nunca mejor dicho, y que acaban enquistados, inconclusos y con un fuerte coste político. La situación de riesgo es mucho mayor dado el panorama político actual, ya que el PP carece de mayorías absolutas, tanto en el Pleno Municipal como en las Cortes de Castilla y León. No parece improbable que si la protesta ciudadana arrecia, los apoyos de otros grupos políticos salten del barco así que vean crecer el oleaje de la protesta. Sigue leyendo

La Junta, asustada

Publicado en El Norte de Castilla 11-4-16

“Para confesar acojono ya teníamos bastante con las víctimas del recorte”

“A nosotros el número (de despidos previstos en Caja España Duero) nos asusta”. Y a quién no. Lo que ocurre es que para confesar acojono ya teníamos bastante con los empleados, temerosos de ser víctimas del anunciado recorte. Un tercio de la plantilla de las antiguas cajas España y Duero será amortizada. 1.120 empleados. Algunos, ha dicho la matriz andaluza, Unicaja, podrían ser recolocados en otras oficinas del grupo. Un consuelo personal, muy humano, hábilmente utilizado por la dirección de la empresa con pretensiones de libro, obvias. Es conocida la estrategia: se dispara en ráfaga, se anuncian daños generalizados y terribles, de forma que cualquier posterior concesión, por mínima que sea, dividirá a la masa asalariada (sálvese quien pueda) y será recibida como lograda dádiva por los negociadores para justificar lo que no será otra cosa que un pacto de rendición.
Tal vez este sea el motivo por el cual la portavoz de la Junta, Rosa Valdeón, suplicaba a los nuevos patronos que no sean tan duros, que “nos tengan en cuenta”, a la vez que pedía a los empleados que sean reivindicativos. No llamaba a los trabajadores a las barricadas, no llegaba a tanto, pero no deja de ser curioso. Sigue leyendo

Pobreza mal gestionada

Publicado en El Norte de Castilla 4-4-16

“El Gobierno endosa a las autonomías su fracasada política económica”

El fuego cruzado entre el ministro Montoro y las comunidades autónomas, consecuencia del déficit que no cesa, ha dejado perpleja a la población. Aunque también cabe pensar que ha sido agotada la capacidad para el asombro. La Comisión Europea afirma que el Gobierno de Rajoy no ha cumplido lo pactado en el control de gasto público y que, además de acumular una mentira más a su particular sentido ético de la gestión pública, España ha seguido gastando por encima de lo que las arcas públicas ingresan. La recriminación se la hace el comisario del ramo al Gobierno español porque entiende que es el único interlocutor válido a estos efectos y, consecuentemente, el único responsable. Montoro no lo entiende así y ha manifestado que la culpa es de las comunidades autónomas, que gastan lo que no tienen con alegría malsana. Unos niños mal criados. O Montoro no está bien informado y desconoce que él y el ministro Guindos son los únicos responsables de España ante la UE en asuntos económicos, y Rajoy por elevación, y que a ellos corresponde meter en cintura a las comunidades autónomas, ayuntamientos y otros escalones de la procelosa Administración, o bien entiende que pese al rango y a los sueldos inherentes sus cargos son innecesarios. Suprimibles. Como en aquellos chistes habría que preguntarse quién manda aquí, ¿hay alguien en casa? Sigue leyendo